Transferir su crédito

 

1 de Septimebre 2010. Es cada vez más común para los clientes de los bancos intentar realizar lo que en la jerga bancaria se conoce como la transferencia de su crédito. Este proceso es largamente conocido en la comunidad bancaria.

Algunos establecimientos financieros no dudan en proponer, en la compra o la venta de un bien (muebles o bienes inmuebles), transferir el crédito que esta asociado al bien. Este método tiene varias ventajas para el cliente, como conservar un tipo de interés atractivo y sobre todo en minimizar los posibles gastos de garantías que los establecimientos financieros piden generalmente cuando sus clientes les piden dinero.

 

   

 

Los ahorros no son insignificantes y pueden a veces implicar varios miles de dólares. Los establecimientos financieros proponen esta solución en varios casos, como cuando un cliente vende un bien y desea comprar uno nuevo o cuando un cliente vende el bien pero no desea comprar uno nuevo.

En la primera situación, les será posible transferir su crédito sobre su nuevo bien, y tendrán así la posibilidad de conservar las condiciones arancelarias asociadas a su anterior crédito (en particular, los tipos de interés). La transferencia de su crédito les permitirá también minimizar algo que se conoce como gastos de garantías.

En la segunda situación, les será posible transferir su crédito hacia su comprador si se benefician (mediante su crédito) de un tipo de interés especialmente atractivo. Así pues, tendrán la posibilidad de hacer un argumento de venta que podrá hacer peso en la negociación.

Los clientes estiman mucho la transferencia de crédito ya que este método les permite controlar mejor su situación de endeudamiento. Además, numerosos prestatarios han gozado de beneficios de condiciones de tipo de interés especialmente atractivos durante varios años, lo que justifica pues la utilización de este tipo de método.
 

Comparte en tus redes sociales preferidas...

 Share