La contabilidad de una pequeña empresa

La contabilidad de las pequeñas empresas desempeña un papel crucial en el éxito de una empresa. Las cuestiones financieras vinculadas a las pequeñas empresas son un poco diferentes a las de las grandes empresas. Pues, si desean administrar su pequeño negocio de manera adecuada, sería necesario analizar seriamente las cuestiones de contabilidad.

La utilización óptima de los fondos, corregir o ajustar las actividades, la asignación y la evaluación del crédito así como la toma de decisiones eficaces necesarias para la gestión de la contabilidad de las pequeñas empresas.

 

   

En realidad, existen tres grandes medidas financieras que se involucran en la gestión de la contabilidad de una pequeña empresa. Se trata en particular del estado de los flujos de tesorería, el estado de los resultados y el balance financiero.

El balance representa el valor de la empresa y las listas de las salidas y las entradas de la pequeña empresa a lo largo del año.

Las ganancias o las pérdidas sufridas por la empresa se calculan con el estado de los resultados (ingresos o pérdidas). Este informe muestra el resultado de la empresa generalmente redactado de manera trimestral o mensual.

El estado de los flujos de tesorería se establece para conocer el saldo de la tesorería de la pequeña empresa en un futuro divisado. Esta declaración prevé las necesidades de liquidez. El estado de los flujos de tesorería se centra en los estados financieros, la liquidez y la solvencia de la empresa. En ella se destacan los reembolsos de deudas, la capacidad de obtener fondos de origen interno y las reinversiones internas de la empresa.

Cuatro métodos para la contabilidad de su pequeña empresa :

- La contabilidad de caja

- Libros de contabilidad

- Los programas informáticos de contabilidad

- Las sociedades de servicios contables